El plátano rojo es homenajeado por chefs de Acyre Madrid y Canarias

Su textura, tamaño y sabor, diferentes al plátano amarillo, han convertido al plátano rojo en un alimento buscado y deseado dentro y fuera de las Islas

SECTOR PRIMARIO 25/06/2023 REDACCIÓN REDACCIÓN
platano-rojo-I-archipielago-gourmet-noticias-gastronomia-canarias
El plátano rojo fue introducido en Canarias por el investigador canario Víctor Galán Saúco en 1982

Chefs de ACYRE Madrid y Canarias, junto a Alcampo y la Fast, se han reunido en La Orotava (Tenerife) para rendir homenaje al plátano rojo, el tesoro mejor guardado de las Islas Canarias.

La clave del éxito del plátano rojo reside en su carácter disruptivo. Un carácter que se lo da su color, aportándole ya de por sí un cierto toque exótico; su sabor, que para algunos recuerda al de la frambuesa; su tamaño, algo más grande que el del amarillo; y su textura, que al ser más densa se adapta mejor a la gastronomía. Atributos que conocen de sobra chefs y hosteleros, cuya demanda por el plátano rojo va en aumento. No son los únicos. Fiel a su filosofía de apostar por lo bueno, lo sano y lo local, Alcampo fue el primer distribuidor en apostar por este novedoso producto, convirtiéndose en el principal comprador de plátano rojo de la FAST (Federación Agrícola de Sindicatos de Tenerife).

En un encuentro en las plataneras del Valle de La Orotava organizado por la Fast, Alcampo y ACYRE, chefs de ACYRE Madrid y ACYRE Canarias han hecho un homenaje a este producto, que ya da mucho que hablar, con versiones dulces y saladas en tapas como el 'Nem de plátano y atún rojo canario' o las 'Samosas de chutney de plátano rojo y curry verde' de Eduardo Casquero; los 'Canapés de plátano rojo, queso de cabra y piñones tostados' o el 'Hummus de plátano rojo picante' de Bárbara Buenache; viajamos a Perú con Laidy Garía Palacios y su 'Ceviche con tostón de plátano rojo' y una 'Causa de plátano rojo con pescado del día'. Manuel Berriel elaboró 'Tacos de cochino negro con plátano rojo macerado en mojo rojo' y una 'Milhoja de atún rojo con plátano rojo a baja temperatura'.

También se degustaron versiones dulces como el famoso 'Tenerife roll' o la 'Cake de plátano rojo' de Samuel Serrano; Begoña Gardel, campeona de España de Repostería y repostera del Mandarin Orietal Rizt Madrid presentó un 'Brownie de plátano con cremoso de chocolate y avellana' y un 'Banoffe red con toffe de miel, cremoso de plátano y crumble de galleta, chocoleche, plátano y crujiente de plátano y cake de plátano'. Pedro Rodríguez Dios elaboró 'Plátano Estofado, yogur y café' y una 'Milhoja de Plátano Rojo y Gofio'.

El final llegó con un brindis muy canario de manos del coctelero Óscar Lafuente llamado 'Espresso Martini con plátano rojo y ron Arehucas'.

Historia del plátano rojo en Canarias

El plátano rojo fue introducido en el archipiélago canario por el investigador canario Víctor Galán -director del Departamento de Fruticultura Tropical del ICIA (Instituto Canario de Investigaciones Agrarias)- hace 40 años. Se ha convertido en un alimento buscado y deseado dentro y fuera de las Islas. Su textura, tamaño y sabor, diferentes al tradicional plátano amarillo, gusta a los consumidores y también a los hosteleros y chefs, que ven en él una fuente de inspiración para la elaboración de nuevas y exóticas recetas.

Con una producción que ya alcanza los 310.000 kilos anuales -cada piña de plátano rojo suma de media unos 26 kilos, y la piña de plátano amarillo unos 40 kilos- , esta fruta puede presumir de tener ante sí un futuro más que prometedor. Su principal productor, la cooperativa FAST en Tenerife, prevé triplicar esa producción en los próximos tres años para hacer posible un mayor consumo de este tesoro tan bien guardado, en Canarias, en la España peninsular y en Europa. Todo apunta a que la historia del plátano rojo no ha hecho más que empezar.

Cuando en 1982 Víctor Galán Saúco, investigador canario de renombre dentro y fuera de las Islas, decidió traer al archipiélago el plátano rojo de Guadalupe, una de las perlas antillanas del Caribe, nadie podía imaginar que aquel alimento iba a convertirse con el paso de los años en todo un reclamo para la alimentación y la gastronomía. Sin embargo, aquellos cálculos fueron erróneos.

Una apuesta arriesgada

Los 'culpables' de aquella 'equivocación' fueron los agricultores de la cooperativa FAST, cuya perseverancia y tesón hizo posible que el plátano rojo se abriera hace apenas cuatro años un hueco en las Islas, especialmente en Tenerife. Hasta entonces su producción había sido absolutamente minoritaria y nada comercial.

Fue en ese momento cuando siete agricultores de la FAST dieron un nuevo rumbo a su destino al apostar por plantar entre todos unas 200 plantas de aquella fruta que, un año y medio después, dio sus primeros ejemplares.

El betacaroteno, su principal ventaja para nuestro cuerpo

Este plátano se caracteriza por el color rojo debido a su contenido en carotenoides antioxidantes, especialmente en betacaroteno, que se transforma en vitamina A en el cuerpo. Cuanto más oscuros son, más betacaroteno y más vitamina C aportan. Esta es la principal diferencia nutricional respecto al plátano amarillo tradicional. El resto de las características son muy similares: son ricos en fibra, potasio, magnesio y vitamina B6.

Del Archipiélago a la España peninsular

Actualmente Alcampo comercializa el plátano rojo de la FAST bajo su marca Cultivamos lo Bueno, siendo la primera cadena de distribución en incorporar esta variedad que no sólo se vende en los hipermercados de la cadena en Canarias, sino en los de la Península.

Ramón Pérez Andión, director de Alcampo La Laguna, afirma que "En Alcampo lo tenemos claro: somos un comercio comprometido con lo bueno, lo sano y lo local que priorizamos el producto de nuestro entorno favoreciendo el desarrollo de nuestros productores e impulsando así el crecimiento económico y social de las Islas".

Te puede interesar
Lo más visto